Marcelo “El Guerrero”

En este momento estás viendo Marcelo “El Guerrero”
Si te gusto compártelo

Justo al entrar noviembre, el mes en el que nací, renuevo mi compromiso con la vida, con mi existencia y con las decisiones que he tomado y las acciones que he emprendido durante el año. Pero éste año la llegada de este mes me trajo una conmovedora sorpresa. Uno de los Súper Héroes de la Unidad de Tratamiento Anti Neoplásico de la Clínica Dr. Guerra Méndez había entrado en Terapia Intensiva.

Es difícil no verse afectado con una noticia como esa. La deriva de nuestra existencia nos da la oportunidad de encontrar en nuestro camino dos tipos de personas, las que te quitan energía y las que te dan energía.

Marcelo es de esos seres que te da una transfusión de energía directa al alma, la risa a flor de piel, su derroche de vitalidad, pero sobre todo su coraje, valentía, gallardía, temple e inocencia. Marcelo también nació en noviembre, el día 11 de 2011 y la única diferencia entre él y el resto de los que lo conocimos, es que a él cuando tenía 21 meses de edad le sobrevino un cuadro de vómitos, mareos y dolores de cabeza y a los 23 meses (en Octubre de 2013) le diagnosticaron Epéndimoma Clásico, uno de los tumores malignos más agresivos dentro de los diagnósticos cerebrales infantiles.

A los dos añitos Marcelo fue operado en dos ocasiones, la primera para colocar una válvula de derivación y la segunda para extirpar el tumor casi en su totalidad. Luego recibió 10 ciclos de quimioterapia. Pero al finalizar el tratamiento, Marcelo se levantó irreverente, enérgico, animado y alegre. Llenando de energía cada cuarto, oficina, consultorio y lugar por el que pasaba. Depositando su ternura, amor, felicidad y risas en el corazón de quién se le acercaba.

Luego, a los tres añitos el Virus del Chikungunya le hizo recaer y después de una resonancia los galenos notaron que el tumor había ganado fuerza, tamaño y agresividad. Recibió un ciclo de radioterapia. Lo operan nuevamente para contra atacar al invasor y días después le realizan la cuarta intervención para reemplazar la válvula que se había obstruido. Recibió al niño Jesús entre ciclos de quimio y radioterapias. Se debilitó. En ésta ocasión tardó un poquito más que la anterior, pero nuevamente volvió a por sus fueros, lleno de vitalidad, gallardía, dignidad y amor, sobre todo mucho amor. Su energía se hizo omnipresente en todo lugar donde entraba, su luz iluminaba cada sendero con su paso veloz y en ocasiones errático.

Llegado enero de 2015 el equipo médico y sus padres deciden darle calidad a su vida con un tratamiento paliativo y mucha fe, amor y por sobre todo mucha esperanza. Pasó 10 meses impetuoso, indomable, incansable, lleno de vida y de ganas de vivir pero como en el Diario de Anna Frank, el malo ganó. El 2 de noviembre a las 11:02pm la toalla de la esquina de Marcelo “El Guerrero” cayó sobre la lona de su épica batalla por vivir. Pero para mí, lo único que cayó fue su cuerpo porque su alma se elevó al punto más alto de nuestras vidas, porque con su vida y lucha nos enseñó lecciones contundentes de Valor, Fortaleza y Grandeza.

Marcelo es mi excusa para celebrar la vida a pesar de todo y por sobre todas las cosas, cada instante que vivimos, cada bocanada de aire que llena nuestros pulmones, cada caricia, cada beso, cada abrazo, cada cosa que nos pasa y que vivimos son motivos suficientes para agradecerle a Dios el milagro de estar vivos.

Para mí, Marcelo y su familia son un ejemplo de vida, lucha y amor.

A Mayra Alejandra, Maycar y Kevin les agradezco todo lo que hicieron por Marcelo, el amor que le dieron y los sacrificios que les ha representado. No imagino ni un poco todo por lo que han pasado, solo puedo admirarlos, respetarlos y sentirme inspirado por ustedes.

Hay momentos en la vida en los que nos sentimos perdidos, pero cuando entendemos para qué nos ocurren las cosas, con el tiempo y la ayuda de Dios todo cobra sentido.

Un abrazo fraterno,

Luis.

 

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Historias / Superación
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

Deja una respuesta