Liderando desde mi capacidad de escuchar

Hace unos días dictaba un taller a un equipo de Gerentes de una importante empresa y en una actividad les pedí que recordaran a la persona de su equipo con quienes han tenido diferencias y problemas de comunicación pero sin mencionar su nombre, solo que la recordaran. Les solicite que imaginaran que yo era esa persona, tomé una silla y me senté frente a uno de ellos, le salude e inicié una conversación. Acto seguido pudimos observar cómo le cambió la cara, la corporalidad, la emocionalidad y obviamente lo que estaba pensando. Le pregunté ¿qué estás pensando en éste instante?, con una sonrisa de culpa respondió: ¿Y con qué será que me va a venir ahora?

  • ¿Cuántas veces te ha pasado que pierdes la oportunidad de conectarte con alguien por permanecer atado o enganchado al “prejuicio o etiqueta” que tenemos de ella?, quizá por facilismo o sencillamente por ignorancia o una genuina discapacidad involuntaria de respeto y aceptación de los demás. Si te mueves en éste espacio puedes decir que estás en un nivel de escucha 1 donde solamente escuchas buscando la reafirmación de tus conceptos o prejuicios.
  • ¿Cuántas veces te ha pasado que estás tan enfocado en el resultado que te pierdes lo maravilloso que es disfrutar del camino y de las personas?, hace un par de días escuche a una persona discutiendo con sus dos hijos y con su esposa porque lo que a él le importaba era llegar a la playa, estaba enfocado en el resultado “llegar” y despreciaba el disfrute derivado del viaje en familia, de las preguntas de los niños, de los nuevos colores, sabores y paisajes, del disfrute, entre otras cosas. Si estas en este espacio mantienes un nivel de escucha 2 basado solamente en lo que conoces, en datos, cifras, hechos. Podría decirse que te importa la meta no quién la hace realidad.
  • ¿Estás siendo empático?, ¿Cuándo fue la última vez que abriste tu corazón y te pusiste al servicio de la persona con quién conversabas?, si algo agradezco a Dios es haberme puesto en mi camino la posibilidad de aprender de mis propias sombras y de mis miserias, eso me ha servido para mantener los pies en la tierra y cultivar la compasión. Sin duda alguna tu ego es el principal enemigo a vencer para ser empáticos. Si le preguntarás a tus colaboradores si ellos sienten que eres empático al conversar con ellos, ¿Qué crees que responderían?, si la respuesta es afirmativa entonces estás en el nivel de escucha 3 porque te importan las personas, su realidad y te conectas con ellos.
  • ¿Cómo crees que sea para ti tener la mente, el corazón y la voluntad abierta?, te invito a que te levantes mañana y te permitas la licencia de dejarte sorprender por esa persona de tu equipo o por un miembro de tu familia a quién has etiquetado de alguna forma, siempre queremos que los demás cambien pero me gustaría proponerte que seas tú quién se convierta en el cambio que deseas ver en los demás. Al hacer eso te permitirás la oportunidad de transitar el nivel de escucha 4, que es donde se generan las cosas extraordinarias.

 Te regalo los siguientes tips:

1.- El nivel de escucha con el que nos comunicamos será determinante al momento de ser o no capaces de estimular a los miembros de nuestro equipo para que aporten su mejor esfuerzo al desempeño colectivo.

2.- Abandonar nuestro EGO y prejuicios sobre algo o alguien son condiciones necesarias para conectarnos genuinamente con los otros.

3.- Escuchar implica ir más allá del enfoque en los hechos y las cifras, de lo que cognitivamente sé o no sé o de lo que me dejan ver los datos.

4.- Cultivar la compasión nos hace seres humanos más accesibles y cercanos. La compasión es la capacidad de sentir un profundo respeto por los sentimientos y las vivencias de los demás. Compasión es decir: “Puede que no sepa como te que sientes en éste momento y aun así respeto profundamente lo que te sucede y te ofrezco mis sentidos para acompañarte”.  

5.- La capacidad de auto-escucharse, auto-observación personal, auto-conocimiento y la reflexión profunda resultante te convertirá en un Líder con una predisposición mayor a la empatía y a la conexión emocional con otros.

6.- Cuando abrimos nuestra mente, nuestro corazón y nuestra voluntad impactamos nuestro propio ser, nuestro entorno, a las personas que nos rodean y generamos las oportunidades para crear espacios de posibilidades, desarrollo y transformación personal que nos permiten lograr resultados extraordinarios que antes parecían imposibles de alcanzar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Scroll al inicio