La gratitud como virtud

¿Eres una persona agradecida?, ¿Cuánto tiempo inviertes en reconocer que mucho de lo que tienes, eres o haces seguramente se lo debes agradecer a alguien?, ¿Solo agradeces cuando te suceden cosas buenas?, ¿Sabías que ser agradecido con todo lo que te sucede en la vida es el camino para lograr la aceptación, la paz y la felicidad?

¿Sabes cuánta alegría podemos dar cuando somos agradecidos?, ¿Puedes siquiera imaginar cuanta paz podemos sentir cuando agradecemos desde el corazón? Andamos por la vida pretendiendo que no le debemos nada a nadie y la mayor parte del tiempo empleamos la palabra Gracias solo como norma de cortesía. Pero su uso es aún mayor y elevado. Quizá lo primero que debemos agradecer es a Dios o al Universo por estar vivos, estar un día más en éste plano representa que tenemos una oportunidad más de descubrir nuestro propósito en la vida y de encontrar los medios para conseguirlo, implica que podemos compartir con los nuestros y con la inmensidad de planeta. No tiene nada que ver con posesiones materiales. Les regalo una frase del escritor británico Gilbert Keith Chesterton (1874-1936): Siendo niños éramos agradecidos con los que nos llenaban los calcetines por Navidad. ¿Por qué no agradecíamos a Dios que llenara nuestros calcetines con nuestros pies?

En segundo lugar, el agradecimiento utilizado como declaración que da fin a una relación satisfactoria. La vorágine diaria de personas y organizaciones sirve de excusa para la falta de agradecimiento y con ello vamos dejando espacios abiertos en conversaciones, acciones y relaciones. Quien hace algo por nosotros en ocasiones queda con preguntas como ¿Estará bien lo que hice?, ¿Quedaría conforme?, ¿Será que le gustó?, y muchas otras. El gesto de agradecimiento real, desde el corazón, no solo muestra cortesía sino que también contribuye a la construcción de nuestro espacio conversacional, relacional y vivencial.

En tercer término tenemos el agradecimiento cómo declaración de reconocimiento a otros: ¿Cuántas veces le agradeces a los tuyos lo que hacen por ti?, la comida que te preparan, la mano amiga, el hombro afectuoso cuando más lo necesitas, las sonrisas y el amor, el informe recibido, el esfuerzo que otros imprimen en satisfacer nuestras demandas. Nuestro ego nos hace dar todo por hecho y es precisamente él quién nos aleja de nuestra sensibilidad. Reconocer a otros el servicio que nos brindan a cada instante nos hace más humanos, entregándoles a ellos un poco de nosotros y en el proceso ambos crecemos.

Cómo ser agradecido con lo malo que nos sucede:

  1. Personas y/o Relaciones: todas nos proporcionan momentos buenos y malos, enfóquese en los buenos y en lo que aprendió de los malos, con ello podrá agradecer lo aprendido, hará fácil el camino hacia la aceptación y a la felicidad.
  2. Situaciones del Pasado: Las miserias del pasado dejan de pesar cuando agradecemos el aprendizaje obtenido. Ejemplo el niño maltratado que aprendió a ser un padre cariñoso y amoroso, agradece lo vivido con su padre como vía de aprendizaje y le permite romper el ciclo vicioso del maltrato al no repetirlo con sus hijos.
  3. Inconvenientes / Imprevistos: J. Lennon dijo La vida es lo que nos va pasando mientras hacemos planes. Hay circunstancias que sencillamente suceden y de acuerdo con nuestros juicios personales, pudieran afectarnos, pero cuando aprendemos de ellas podemos agradecer lo sucedido. Por ejemplo: El ama de casa que ante la crisis se vuelve más creativa para ahorrar y estirar el dinero.

Tips: ¿Podría usted hacer una tarea desde hoy?

  • Familia: le invito a que le agradezca a su pareja, hijos, hermanos y padres lo que hacen por usted cada día, no con un gran discurso sino con una frase corta pero sentida.
  • Trabajo: Intente esta semana agradecerle a sus subordinados, colaboradores y jefes al menos una cosa que hayan hecho por usted en el último mes. De seguro notará las reacciones en su entorno laboral.

Pasado-Presente: Busque en su mochila aquello por lo que se siente víctima y pregúntese: ¿Qué debo aprender de esto?, ¿Cómo puedo agradecer a la vida por ello?, permítete el tiempo para que llegues a las respuestas, pero pregúntatelo todos los días, poco a poco llegaran las respuestas y con ellas el aprendizaje y el agradecimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Scroll al inicio