Historias, Superación

Conocí a un Ángel

No tenía idea de que existieran, es decir, siempre tuve la impresión de que, si hay cielo, los ángeles estarían allí. Pero nunca pensé que pudieran ser de carne y hueso.